Camelotca
Al Parecer No Te Encuentras Conectado y/o Registrado
Hazlo Para Obtener Todos Los Beneficios de Camelotca!

chistes de locos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Okey chistes de locos

Mensaje por hector el Mar Mar 17, 2009 7:42 pm

Un manicomio lleno de locos decidió sacar unos cuantos del lugar porque
estaba muy lleno, y para eso les hicieron una prueba a los locos,
dibujaron una puerta en la pared, y el que se diera cuenta que la
puerta no era de verdad lo iban a sacar, el primer loco pasó y trató de
abrir la puerta y en eso otro loco no paraba de reírse, la sospechas
del encargado fue que él ya no estaba loco, y otro loco trató de abrir
la puerta, mientras tanto el otro loco todavía seguía riéndose, en eso
le llama la atención el encargado al loco y le pregunta:
¿Y tú? ¿Por qué te ríes?
El loco contesta:
¡Es que aquí, traigo las llaves!


Este
era un loco que estaba en el manicomio y se quería suicidar, entonces
se lanzó a la piscina para ahogarse y vino otro loco y lo sacó,
entonces el director del manicomio lo llamó para felicitarlo por
haberlo salvado, y le dijo:
Fue un acto heroico lo que hizo, pero lamento informarle que el loco que usted salvó esta mañana, se ahorcó en la tarde.
Entonces el loco le dice:
¡Ah!, eso lo hice yo, porque lo colgué para ponerlo a secar.


Dos locos planean la fuga del maniconio, uno le dice al otro:
Si la pared es baja la saltamos, si es alta cavamos un hoyo, ¿Entendido?
Sí, puedes ir primero.
Pasadas tres horas regresa el loco y dice:
No podemos escapar.
¿Por qué?
¡Porque no hay pared!


En el manicomio, un loco gritaba:
¡Yo soy el enviado de Dios!
Se le acerca otro loco y le dice:
No, ¡Yo soy el enviado de Dios!
Y así, los dos locos discuten.
Entonces, se acerca un tercer loco, y les pregunta:
¿Qué pasa aquí?
Y el primer loco dice:
¡Yo soy el enviado de Dios!
Y el segundo dice:
No, ¡Yo soy el enviado de Dios!
Entonces, el tercer loco dice:
Un momentito, ¡Yo no he enviado a nadie!


En un manicomio había hacinamiento de locos y para deshacerse de varios hicieron una prueba matemática:

¿Cuánto es 8 por 5?

El primer loco: 8 x 5 = abril

Director: Este todavía esta loco!

El segundo: 8 por 5 = diciembre

Director: Este todavía esta loco!

El tercero: 8 por 5 = 40

Director: Este no esta loco! Pero como hizo Ud. para saber que 8 por 5 es 40?

El loco: Fácil, resté abril con diciembre y me dio 40!


Está un loco escribiendo una carta, entonces llega un guardia y la dice:
¿Qué haces?
El loco le contesta:
Escribo una carta.
¿Para quién?
Para mí.
¿Qué dice?
No sé, todavía no la recibo.


Está un inspector en un manicomio de revisión, y se encuentra a un loco encima de un colchón y le dice:
Oye tú, ¿qué es eso?
A lo que el loco responde:
Mi coche.
Y el inspector dice:
Vale, este está muy mal.
Sigue caminando cuando se encuentra a otro loco, pero este está con una almohada, y le hace la misma pregunta:
¿Qué es eso?
A lo que el loco responde.
Mi novia.
El inspector dice:
Vale, este también está muy mal.
Cuando se encuentra a un tercer loco que llevaba un ladrillo atado a una cuerda, y le repite la pregunta, pero este responde:
Pues una cuerda y un ladrillo o es que no lo ves.
El inspector se queda pensativo y dice:
Este está bastante bien.
Total que cuando se da la vuelta, el loco le dice al ladrillo:
Muy bien Lassie, no nos han descubierto.


En
el manicomio estaban 2 locos planeando su fuga; ya al anochecer uno le
habla al otro y le dice que ya está todo listo y que tiene el móvil
para escapar más rápido. El otro loco mira a su costado, ve una moto y
le pregunta:
¿Para qué queremos una moto sin ruedas?
Y el otro le responde:
No sea tonto, es para no dejar huellas.


Durante
una visita a un Instituto Psiquiátrico, una de las visitas le preguntó
al Director qué criterio se usaba para definir si un paciente debería o
no ser Internado.

"Bueno," dijo el Director, hacemos la prueba siguiente:
- "llenamos una bañadera, luego al paciente le ofrecemos una cucharita, una taza y un balde y le pedimos que vacíe la bañadera."

- Ah, entiendo- dijo la visita. - Una persona normal usaría el balde porque es más grande que la cucharita y la taza.

- No- dijo el Director. -Una persona normal sacaría el tapón.

- Usted que prefiere: ¿una habitación con o sin vistas?-



Se
escapan dos locos de una clínica psiquiátrica. En su huida llegan a una
estación de tren y suben al tren contentos de su buena suerte; Resulta
que aquel tren llevaba una compañía de marina de maniobras y al ver
tanto marino le dice uno a otro: Oye loco, esto no es un tren, ¡esto es
un barco!. El otro dice: Vamos a tirarnos al agua antes de que zarpe, y
se tira. El que está aún en el tren le pregunta: ¿Cómo está el
agua?.... y contesta el otro desde el suelo del anden: ¡Tírate por el
otro lado que por aquí hay muchas rocas!



Estos son 2 chicos en el manicomio, Pepe le dice a María:
María, ¿te quieres casar conmigo?
Y María le dice:
¿Tú estás loco?
Y Pepe le dice:
¿Y tú estás aquí de vacaciones?


En
el patio de un manicomio se encontraba un grupo de internos que se
reían a intervalos. El director que hacía sus rondas se acerca curioso
para ver que era lo que sucedía. Al acercarse, ve que un loco dice un
número: ¡Doce!, e inmediatamente el resto del grupo se comienza a reír.
Al acabar las carcajadas del grupo, otro de los del grupo dice otro
número: ¡Treinta y dos!, obteniendo, nuevamente, el mismo resultado del
grupo ahí
congregado, que se suelta a carcajadas. El director les pregunta:
¿Qué es lo que está sucediendo?
A lo que uno de sus pacientes le contesta:
Estamos contando chistes.
Aún más curioso, el director comenta:
¡Pero si sólo están diciendo números!
A lo que el mismo paciente le explica:
Lo que pasa es que nos sabemos tantos chistes, que los hemos enumerado para ahorrarnos el tiempo de contarlos.
Ponderando esta explicación, el director decide probar su suerte y dice:
A ver, dieciocho.
A lo que no recibe respuesta alguna del grupo, sino un silencio absoluto.
Anonadado vuelve a intentar.
Veintidós.
Obteniendo
la misma silenciosa reacción. Desesperado comienza a decir números uno
tras otro sin lograr sacarle a ninguno de sus internos la menor
sonrisa, hasta que por fin les pregunta:
¿Pero qué pasa? ¡Les he contado varios chistes y nadie se ríe!
A lo que uno de los locos le contesta:
¡Lo que pasa es que usted no tiene gracia para contarlos!


En
una ocasión se encontraron tres locos en un desierto. Llevaban varios
días de recorrido y no habían encontrado nada para comer y mucho menos
para beber. Después de cinco días, los tres locos encontraron un coche
viejo en medio del desierto, uno de los locos pregunta:
-¿Para qué nos puede servir este coche?
El segundo le contesta:
-Yo no sé, pero tiene que servir para algo.
A lo que el tercero le responde:
-Yo me voy a llevar un asiento para sentarme cuando me canse.
Le dice el segundo:
-Yo me voy a llevar el radiador para tomar agua cuando tenga sed.
El primer loco dice:
-Pues, yo me voy a llevar una puerta.
Y los otros locos le dicen:
-¿Una puerta? ¿Y para qué?
A lo que el primer loco le contesta:
-¡Para bajar los cristales cuando tenga calor!


Un loco entra a una panadería y le pregunta al panadero:
Señor, ¿ya salió el pan?
Y el panadero le dice:
Sí, ya salió.
Entonces el loco le pregunta:
¿Y a qué hora regresará?


En
un manicomio donde llega un doctor a visitar y en su recorrido ve a uno
de los reclusos que esta cantando en una plaza y los demás locos están
frente a él.
Al cabo de una hora el doctor vuelve a pasar y ve al
loco que estaba cantando, pero ahora lo hacía despaldas al público. El
doctor le pregunta a uno de los reclusos que porqué se había dado la
vuelta el cantante, a lo que éste le contesta.
“Ese loco se creía cassette y como ha terminado la cara A ahora esta en la B.”


El
inspector general de salud está haciendo un recorrido por el manicomio
en compañía del encargado del plantel. De pronto, el inspector ve algo
que le llama la atención; un loco acostado en el piso y un grupo
alrededor de él. Por curiosidad, le pregunta al encargado qué está
pasando allí:
Lo que pasa es que el loco que está acostado dice que es el periódico y los demás lo están leyendo.
Muy interesante, ahora me tengo que ir, seguiremos mañana la inspección.
Al
otro día, cuando siguen haciendo la supervisión, el inspector ve que el
loco-periódico del día anterior es perseguido por todos los antiguos
lectores.
¿Y ahora qué está pasando?, le preguntó intrigado al encargado.
Que como es el periódico de ayer, ahora lo quieren usar de papel higiénico.


Dos enajenados mentales se escapan del manicomio y andando por el campo se encuentran una escopeta, uno le pregunta al otro:
¿Para qué sirve ese artefacto?
El otro le contesta que no tiene ni idea.
El primero se pone a mirar por el cañón y el otro aprieta el gatillo, ¡Boooooon!
Le dice el que apretó el gatillo al otro:
¡No me mires con esa cara que yo también me asusté!



En
una sala un medico observa como cuatro internados juegan a los naipes
mientras otro esta sentado sobre un armario. Él medico les ve y les
pregunta:
- Y aquel, ¿qué esta haciendo?.
- Es un loco. ¡Cree que es una lámpara!.
- ¿Ah, sí?, ¡Eh!, usted, ¡baje inmediatamente de allí!.
- Pero, ¿qué esta haciendo?, -dicen los otros enfermos-, ¡no se da cuenta que sin luz no podemos jugar!


Llama un loco al manicomio municipal, y pregunta al recepcionista:
¿Hay alguien en la habitación 207?
A
lo que este recorre los pasillos para chequear la ausencia de
inquilinos en esa habitación, y luego de unos minutos, vuelve y le
contesta:
No.
El loco responde:
¡Entonces, me escapé!


Esta
un hombre con su auto accidentado frente a un manicomio con la llanta
desmontada y lleva ya mucho tiempo pensando como ponerla porque no
tiene tuercas para sostenerla.
En el portón del manicomio esta un
loco observándolo y este le dice: Sería conveniente que le quitase una
tuerca a cada una de las tres llantas para sostener esa, y el hombre
responde tienes razón, pero como ¿tu no estas loco? Y este le responde
si, estoy aquí por loco no por bruto.


Este era un muchacho
que pasaba todos los días por un manicomio en una bicicleta, desde la
ventana de arriba del manicomio un loco le disparaba con la mano, hasta
que el muchacho se hartó.
El día siguiente cuando pasaba por el manicomio, el loco le hacía pum, pum, pum, y el muchacho desde abajo le grita:
¡Pam!
El loco se dejó caer gritando:
¡Yo nunca te tiré a dar!


En un manicomio se encontraban dos locos y se escaparon en un auto, uno le dijo al otro:
Mira, que rápido van los árboles.
Y el otro le contesta:
¡A la vuelta volvemos en árbol!
avatar
hector
Usuario Activo
Usuario Activo


Medallas
Juego: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Okey Re: chistes de locos

Mensaje por hector el Mar Mar 17, 2009 7:43 pm

Estaban unos loquitos en un manicomio. Todos ellos estaban gritando:
¡Ocho! ¡Ocho! ¡Ocho!
Otro loquito vio que los demás estaban gritando ocho, porque habían visto un hoyo en la pared.
El loquito por curiosidad se asomó al hoyo de la pared, y cuando se asomó, le picaron el ojo y los loquitos empezaron a gritar:
¡Nueve! ¡Nueve! ¡Nueve!


Esta era una vez que estaban dos loquitos, y uno le dice al otro:
Oye, ¿que tal si nos escapamos de este manicomio?
Al
otro día los dos se visten de dulces con papel selofan. Entonces,
cuando iban caminando por el patio del manicomio el guardia los ve y
les pregunta:
¿A dónde van ustedes dos?
Y uno de ellos le responde:
Solamente andamos caminando por aquí.
El guardia les vuelve a preguntar:
¿Y vestidos de dulces?
Y el otro le responde:
Sí.
El guardia les dice:
Se me hace que usted es "demente".
El loquito le responde:
Sí, yo soy demente, y él es de "chocolete".


Iba
un inspector caminando por los pasillos de un manicomio, acompañado del
director, haciendo la inspección de rutina, cuando por la parte de
atrás pasa un interno corriendo a toda prisa, haciendo el ruido de una
motocicleta.
El inspector le dice al director:
¿Sería usted tan amable de decirle a ese interno, que no haga eso?
¿Por qué? Le interroga el director, ¿acaso le molesta el ruido?
¡No, me molesta el humo!


Había una vez dos muditos uno que ya estaba aprendiendo hablar le dice al otro:
Mira, ve con este doctor.
El otro le hizo caso y se fue para allá, cuando el mudito entra el doctor le dice:
A usted lo envió su amigo, ¿verdad?
El mudo le dice sí con la cabeza.
El doctor dice ponga su mano aquí en esta maderita. El mudo se le queda viendo y el doctor le dice:
Si quiere hablar ponga su mano ahí.
El mudo le hace caso y pone la mano ahí.
El doctor con un martillo le da en la mano y el mudo grita:
¡Aaaaaaahhhhhhhh!
Y el doctor le dice:
Mañana continuamos con la "b".


Una
vez uno de esos locos de pueblo estaba en una banca de una acera, y se
reía durante mucho tiempo. Luego pasa un señor y le pregunta:
Oiga muchacho, ¿Por qué se ríe?
Y el loco responde:
Es que le hice una broma al chofer del bus, le pagué el pasaje y no me monté.


Llega
un hombre al manicomio y el loquero le advierte que hay un loco asesino
que se cree general de la revolución, así que el visitante empieza a
buscar al loco, y de repente de la nada sale el loco con un machetote
gigantesco y empieza a correr detrás de su victima, entonces el
visitante empieza a gritar:
¡Loquero! ¡Loquero!
Y el loco le grita:
¡Pos, aunque me quera lo mato!


Un día en un manicomio Federico pide hablar con el director.
Señor, quisiera que me diera de alta, ya no estoy loco.
Muy bien Federico, te voy hacer un examen, ¿Quién fue el cura Hidalgo?
Fue el padre de la independencia Mexicana.
¡Ah!, muy bien, dime, ¿Quién fue Pancho Villa?
Un gran revolucionario.
¡Perfecto!, y dime, ¿Quién fue Emiliano Zapata?
Pues, el caudillo del sur.
¡Excelente!, se ve que conoces muy bien la historia.
¿Cómo no lo voy a conocer? ¡Si yo fui el caballo de esos tres!


Estos
son dos locos que se quieren escapar del manicomio, suben por el tejado
y tienen que saltar de una casa a la otra, va el primero y salta y se
le cae una teja, y el guardia que estaba abajo pregunta:
¿Quién anda ahí?
y el loco dice:
Miau, miau.
El
guardia se calma. Entonces salta el otro y se le vuelve a caer una
teja. El guardia vuelve a preguntar lo mismo a lo que el loco le
responde:
Otro gato.


En un manicomio, el director está
sumamente intrigado observando a un interno que ha estado escribiendo
algo en un papel, y luego trepa por un poste de madera que hay en el
patio, y al llegar arriba clava el papel, y luego baja. El director
ordena a un subalterno que suba a buscar el papel, lo que hizo con
mucho trabajo. El director pudo leer, "Hasta aquí llega el palo".



Un loco se acerca a la casa de otro loco, y llama a la puerta, desde adentro dicen:
¡No hay nadie!
y él de afuera responde:
¡Pues, menos mal que no he venido!



En el manicomio:

- ¿Y tú por qué no trabajas?
- Porque estoy loco.
- Sí, pero otros locos trabajan...
- Ya, pero yo no lo estoy tanto.


Este
era un manicomio donde todos los locos estaban metidos en la piscina, y
el vigilante les mando que salieran de la piscina, pero ellos no
querían, estuvo horas y horas pero ninguno de ellos quería salirse,
entonces un loco que estaba fuera le dijo al vigilante:
Le apuesto lo que quiera a que los saco de la piscina.
Viendo el vigilante que no le quedaba más remedio le pidió que lo intentara.
Entonces, el loco coge la manguera y les dice a los locos que estaban en la piscina:
¡Si no salen de la piscina los mojo!


Suena el teléfono, un loquito llama al psiquiatra y pregunta:
¿Se encuentra el P, siquiatra?
Lo
mismo lo vuelve a preguntar tres veces, entonces la señorita le
contesta, mire señor el doctor no está, pero para decir psiquiatra no
se pronuncia la P, sólo siquiatra, ¿quién le digo que le llamó?
Dígale que le llamó Edro.


¿Qué hace un loco golpeando un reloj?
Está matando el tiempo.


Dos locos en el patio del manicomio, uno le huele el aliento a otro y le dice:
¡Si no estamos locos, lo que estamos es podridos!


Iban
a pasar locos de un asilo a otro en avión, pero los locos estaban
haciendo muchísima bulla y golpeando las ventanas y un desmadre.
Entonces, el capitán le dice al copiloto:
Ya estoy aburrido, vaya y calle a esos locos.
Al
rato entra el copiloto a la cabina y había un silencio total, el
capitán le pregunta al copiloto como hizo para que se callaran,
entonces el copiloto le responde:
Les dije que el avión se había varado, que fueran a empujarlo.


Tarde una noche en el manicomio un interno gritó: “Soy Napoleón”
Otro dijo: ”¿Cómo sabes?”
El primer loco dijo: “Dios me lo dijo”
Solo entonces, una voz desde otra habitación gritó: “Yo no lo hice”


Va
un señor con rumbo a una reunión de negocios muy importante. Estalla un
neumático de su auto, justo frente a un manicomio. El señor toma sus
herramientas y baja del auto, saluda a un loco que estaba observándolo
por una ventana. El señor quita las tuercas y va a la parte trasera del
auto por el repuesto del neumático, pero cuando vuelve no encuentra las
tuercas, por lo que no puede poner el repuesto.
Se preocupa y pone
cara de desesperación porque se le hace tarde para su cita de negocios.
Entonces, después de contarle sus preocupaciones al loco que no ha
dejado de mirarlo, se desarrolla esta conversación:
¿Conoce usted
algún teléfono que pueda utilizar para llamar a una grúa-remolque o a
mi mecánico y avisar a mi cliente que estoy un poco tarde?
Caballero, por qué se preocupa, esto tiene una solución muy sencilla y no toma mucho tiempo.
El señor con mucha curiosidad, pero desconfiado pregunta:
¿Está seguro de eso? ¿Y cuál es la solución?
Muy
fácil, quite una tuerca de cada una de los otros neumáticos, se las
pone al repuesto y puede conducir sin problemas con tres tuercas en
cada neumático, hasta que coloque las tuercas que hagan falta.
Luego de una rápida reflexión el señor dice:
Pero usted tiene toda la razón. Dígame, ¿Por qué esta usted internado en un manicomio siendo tan inteligente?
A lo que el loco muy seguro responde:
Estoy recluido por loco, ¡No por tonto!



El doctor le dice a un loco:
Míreme bien a los ojos y, después le pregunta:
¿Así que cuando usted habla escucha voces y no sabe quien le esta hablando?
El loco responde:
Sí, cuando hablo por teléfono.


Si yo pongo un florero arriba de la mesa y mi esposa lo saca, ¿Quién de los dos está loco?
Los dos estamos locos, pues yo "locoloco" y mi esposa "loquita".


Iba un hombre por la calle y pasa al lado de una casa de locos que están gritando:
¡Cuatro, cuatro!
El hombre los oye y los locos siguen:
Cuatro, cuatro.
El hombre no puede esperar y mira por la valla de la casa, los locos le tiran un ladrillo y empiezan:
Cinco, cinco, cinco.


Dos locos se encuentran en el patio de un manicomio; uno de ellos le enseña el puño cerrado al otro y le dice:
- Oye, ¿a que no adivinas que es lo que tengo en la mano?.
- Hmmm... ¿Un elefante?.
El del puño cerrado pone cara de fastidio y replica:
- Si, bueno, ¿pero de que color?


¿Por qué hay que darles la razón a los locos?
Porque la perdieron.


Estaban
dos locos en la habitación de un tercer piso del manicomio. Cuando el
despertador hace notar su presencia con tremendo escándalo,
inmediatamente uno de los dos locos se levanta y toma el despertador en
sus manos y lo arroja por la ventana. El otro consternado le pregunta
por qué hizo tal cosa, a lo que contesta:
Para que el tiempo se vaya volando.


Una vez, un loco estaba pintando una pared, en eso pasa uno y le grita:
Oye tú, agárrate bien de la brocha, porque me voy a llevar la escalera.


Dos
locos se encontraban en un manicomio, uno de ellos siempre estaba
leyendo su periódico cómodamente sentado en un mueble, mientras el otro
permanecía colgado de una lámpara repitiendo constantemente:
Soy lámpara, soy lámpara.
El
otro, molesto le pide que se calle, pues quiere leer su periódico
tranquilamente. Pero el de la lámpara lo ignora y sigue repitiendo:
Soy lámpara, soy lámpara.
Esto se repite varias veces y ya cansado de la situación el loco del periódico llama al doctor para que resuelva el problema.
El
doctor llega y escucha al loco del periódico, el cual le explica lo que
está pasando. Entonces, el doctor decide llamar a los enfermeros y les
da instrucciones que se lleven al loco de la lámpara a otra celda, pero
el loco del periódico reacciona violentamente y le dice al doctor:
¡No! ¿Cómo se atreve usted a hacer eso? ¿Si usted se lleva mi lámpara, como voy a leer mi periódico?
avatar
hector
Usuario Activo
Usuario Activo


Medallas
Juego: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.