Camelotca
Al Parecer No Te Encuentras Conectado y/o Registrado
Hazlo Para Obtener Todos Los Beneficios de Camelotca!

chistes de bares

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Camelot chistes de bares

Mensaje por hector el Sáb Ene 24, 2009 6:38 pm

Bares.

Un señor de mediana edad lleva una hora sentado en un bar mirando la copa sin beberla, cuando llega un camionero alto y gordo y se bebe la copa de un solo trago. El pobre hombre se echa a llorar, y el camionero le dice:
¡Vamos, buen hombre, era solo una broma, ahorita le pido otra copa!
El señor le contesta:
No, no es eso, es que hoy ha sido el peor día de mi vida. Primero, llego tarde al trabajo y me despiden. Luego, al llegar donde había dejado mi coche, veo que se lo habían robado. Camino a mi casa y veo a mí mujer con otro hombre, y me vengo para acá, y cuando por fin iba a terminar con todo esto, llega usted y se toma mi veneno.


Un tío que iba todos los días a un bar, siempre pedía tres cervezas.
¡Deme tres cervezas!
Al día siguiente la misma cosa:
¡Tres cervezas, por favor!
Como el camarero estaba algo extrañado le pregunta:
Oye, ¿por qué siempre que vienes pides tres cervezas y te las bebes del tirón?
y el tío le responde:
Es que yo tengo dos hermanos, uno en Suecia y otro en París, y como siempre bebíamos juntos, pues yo bebo por ellos.
Dice el camarero:
Ah, bien, bien...
Al día siguiente el tío llega al bar y dice:
¡Dos cervezas!
El camarero extrañado le pregunta:
Y eso, ¿es que se ha muerto un hermano o que?
Y dice el tío:
¡No, es que yo he dejado la bebida!


Llega un campesino a un bar con una radio bajo el brazo ofreciéndola en venta. En una mesa cercana hay varios citadinos quienes al verlo humilde se proponen quitarle la radio sin pagarle un centavo. Uno de los citadinos le comenta a los otros:
Les aseguro que con unas cervezas encima, ese campesino terminará rebajando el costo de la radio hasta casi nada.
Por lo que lo invitan a sentarse con ellos. Entonces, pregunta el citadino:
¿En cuánto nos vendes tu radio?
En 30 dólares, responde de manera ingenua.
Okay, dice el citadino, vamos a tomarnos unas cervezas y luego hablamos.
Al cabo de un rato ya se han tomado varias cervezas cada uno y el citadino vuelve a preguntar:
Y entonces, ¿En cuánto la vendes?
Bueno, deme 10 dólares, responde el campesino.
Me parece mejor, dice el citadino.
¡Vamos, te invito a otras cervezas!
Luego de un buen rato le pregunta nuevamente al campesino,
Y ahora, ¿En cuánto me la vendes?
Deme 5 dólares para poder irme a mi casa.
El citadino, viendo la posibilidad de quedarse con la radio, decide continuar con la ronda de cervezas y luego de otro buen rato insiste:
Y ahora campesino, ¿En cuánto me lo vendes?
A lo que el campesino responde:
Le voy a decir la verdad, yo quería vender la radio para beber cerveza pero, como ya estoy borracho he decidido no venderla e irme ya a mi casa.



Un hombre esta en un bar y le dice al camarero:
-Le apuesto 200 dólares que yo orino en el vaso que esta a 5 metros sin tirar ninguna gota de orina en el piso.
-Bueno le contesta el camarero.
El hombre saca su pene y piensa en el vaso, en su pene, en el vaso en su pene y de pronto sale la orina, orina la mesa, el pool, el camarero y todo el bar.
-El hombre riéndose va al fondo del bar y habla con unos jóvenes y trae los 200 dólares y se los da al camarero.
El camarero le dice:
-Grandísimo estúpido acabas de perder 200 dólares.
Y el hombre le contesta:
-Ves aquellos jóvenes del fondo les aposté 500 dólares que orinaba en todo el bar y que vos no te ibas a enojar y mas encima te reirías.



Entra un señor en un bar y pide un café, el mozo lo trae y el señor se lo toma, pide la cuenta y el mozo le dice:
Son 26 pesos.
¿Cuántos? ¿Un café 26 pesos? ¿Usted esta loco?
Entonces, el señor se acuerda que tiene 26 monedas de un peso y se las empieza a tirar de una detrás del mostrador, y así las 26 monedas. El señor se va y el mozo se quedó re caliente, este maldito, me tiró todas las monedas.
Vuelve el mismo señor a la semana, pide otro café, se lo trae el mozo y el señor se lo toma, cuando pide la cuenta el mozo le dice:
Son 26 pesos.
El señor saca un billete de 50 pesos y se lo da al mozo. El mozo va a la caja y le dice al cajero:
Mira, ahí está el maldito que me tiró las 26 monedas, dame el vuelto en monedas que lo voy a joder.
El cajero le da 24 monedas de un peso y el mozo se acerca al señor y le dice:
Aquí tiene su vuelto, y le tira de a una todas las monedas.
El señor saca dos monedas, las tira y le dice:
¡Mozo, otro café!



En cierta ocasión entra un mexicano a una cantina y pregunta:
¿Quién quiere pan y queso?
Nadie le contesta, y lo vuelve a repetir:
A ver, ¿no hay un mero macho que le guste el pan y queso?
Entre los cuates que se encontraban en la cantina, uno levanta la mano y le dice:
A ver machote, yo sí quiero pan y queso.
Lentamente se le acerca, saca una pistola y le dice:
¡Pues toma PAN PAN PAN Y QUESO le sirva de experiencia!


Entra un señor a un bar y el camarero le pregunta:
¿Qué quiere?
¡Que qué quiero!, una casa más grande, tener más dinero, que mi mujer sea más guapa.
No, hombre, ¿Que qué desea?
¡Que qué deseo!, tener una mansión, ser millonario, que mi mujer sea estupenda.
¡No hombre! ¿Que qué va a ser?
¿Que qué va a ser?
Yo prefiero que sea chica pero si es un niño, no me importa.
¡No hombre! ¿Que qué va a tomar?
¡Ah, hombre, eso se dice antes! ¿Qué hay?
Pues nada, por aquí, siempre detrás de la barra...


Llega una señora muy gorda a un bar, al verla un borrachito le dice al otro:
Mire compadrito, ¡Un tanque, hip!
En eso llega la señora y le contesta:
¡Mire viejo borracho, no me ande insultando!
Y el borrachito le responde:
¡Y es de guerra compadrito, hip!


Un señor va a un bar y le dice al camarero:
Un café solo por favor.
Y el camarero dice:
¡Todo el mundo fuera!



Un hombre entra en un bar y dice:
Hola, ¿me pone una cerveza, por favor?
Y el camarero le dice:
Oiga, pero, ¿no ve la gente que hay? ¿puede esperarse un momento?
El hombre, muy extrañado al ver que el bar estaba vacío se sienta en una silla pensativo, y decide esperar. Al cabo de 10 minutos se levanta y dice:
Perdone, ¿podría ponerme ya la cerveza?, por favor...
¡Pero hombre! ¿no puede ser amable y esperarse?, tengo mucha faena, ¿no lo ve? ¡No puedo hacer todo al mismo tiempo!
El hombre cansado de la historia coge un cenicero y lo lanza contra el camarero, que pega un grito de dolor, se gira y le dice:
Pero, ¿estás loco? ¿qué coño haces, tío?
Y el hombre le dice:
¡Sí hombre!, con la de gente que somos y he tenido que ser yo, ¿no?


En una ocasión entró un vaquero a una cantina de un pueblo a tomarse un trago, y al llegar amarró su caballo en la puerta. Pero al salir el forastero de la cantina se percató que su caballo ya no estaba, muy enfadado el tipo regresó al salón y pateando la puerta y tirando las sillas amenazó:
Si no aparece mi caballo en 5 minutos voy a hacer aquí lo mismo que hice en San Francisco, y se dirigió a la barra por otro trago. A los 3 minutos volvió a salir y de nuevo no encontró su caballo, de nuevo entró al salón pateo la puerta y volvió a gritar:
Si en 2 minutos no aparece mi caballo, voy a hacer aquí lo mismo que hice en San Francisco, y se volvió a dirigir al cantinero por otro trago al minuto, nuevamente se dirigió a la puerta y el caballo ni luces y encolerizado tiró la puerta del salón y exclamó:
Se los advierto, si en un minuto no aparece mi caballo, voy a hacer aquí lo mismo que hice en San Francisco, y se dirigió nuevamente a la barra con el cantinero para otro trago. Finalmente al pasar el minuto, volvió a salir y por fin allí se encontraba el caballo tal y como lo había dejado. Ya satisfecho regresó al salón para pagarle al cantinero y luego se dirigió a su caballo, se monto y ya se iba a marchar cuando de pronto salió corriendo el cantinero con una cara de duda que para que les cuento, y le preguntó:
Disculpe señor, este, en nombre de todos los parroquianos de la cantina y mío, tenemos una dudota, este, ¿Qué fue lo que hizo en San Francisco?
A lo que el forastero contesta:
Pues, me fui a pie.



Este es un mendigo que va a un bar y le dice al camarero: ponme un vino rápido que hay una pelea pues, así hasta llegar a una caja y le dice el camarero: ¿dónde esta la pelea? y le dice el borracho: la pelea va ha empezar ahora porque no te voy a pagar.


Estaban en una cantina, unos enanitos borrachos y en eso uno cayó en el piso, otro en el mostrador, otro en una mesa, y así cayeron todos. Cuando en eso llegó un borracho de tamaño normal y dice:
¡A la grande! ¿Quién desarmó el futbolín?


¡Camarero, hay una mosca en mi sopa!
¿Y qué quiere que haga, que le traiga un salvavidas?


Estaba un cantinero esperando al primer cliente, cuando al cabo de varias horas, entra un caballo, se sienta y pide un trago. El caballo se toma el trago y le pregunta cuánto le debe.
El cantinero asombrado al ver al caballo hablando, le dice:
Son 6 dólares.
El caballo saca un billete, le paga y se levanta para irse. El cantinero sorprendido le dice:
No se vaya, es la primera vez que un caballo me pide un trago, y el caballo le contesta:
Y será la última, señor mío, ¡Con esos precios!


Entra un hombre en un bar azotando las puertas y pregunta en tono grave y fuerte:
¿Dónde está el gallo?
Y nadie le responde, y replica de nuevo en tono aún más fuerte:
¿Dónde está el gallo?
Y terminando la frase se levanta un hombrón fornido y responde:
¡Aqui estoy!
Y el otro temblando de miedo le dice.
¡Despiértame a las cinco de la mañana por favor!



Este es un señor que entra en un bar y le dice al camarero:
¿Me puede traer una tortilla?
En esto que el camarero le pregunta:
¿Francesa o española?
Y el cliente le contesta:
Me da igual, no voy a hablar con ella.



Este es un hombre que va a un bar y pregunta:
Camarero, camarero, ¿tiene ancas de rana?
El camarero le responde:
Sí.
Y él dice:
Pues das un salto, y me traes una cerveza.


Un borracho entra a un bar y le dice a su compañero:
¡Ojalá que todas esas bebidas las tiren al fondo del mar!
El compañero le pregunta:
¿Estás en alcohólicos anónimos?
Y el borracho le dice:
¡No, yo soy buzo!


Llega un tipo a un bar y ve un anuncio grande que decía: "Hay vino"
Entonces, mira al cantinero y le dice:
¿Quién?


Un mexicano con grandes pistolas bebía su tequila en la barra de una bar, cuando entra otro mexicano con cara de pocos amigos, igualmente armado.
El parroquiano increpa al visitante:
Oye tú, ¿Cómo te llamas?
El visitante responde en el mismo tono.
Pos, no te digo nada.
Ante la negativa, el parroquiano, con voz más dura, repite:
Oye tú, ¿No me dirás tu nombre?
El visitante contesta, con mirada indiferente:
Ni modo, a lo cual el parroquiano saca su pistola y le efectúa tres disparos que lo dejan tieso. Luego mientras soplaba el humo del caño de su pistola murmura:
Mañana me entero en los periódicos.


Llega un ciclista muy cansado a un bar que estaba lleno hasta las tejas, y le dice al camarero:
¡Camarero, por favor!
¿Si?
¿Me da una caja de fanta?
¿De limón o de naranja?
Y el ciclista dice:
Me da igual, es para sentarme.


Se encuentra un señor a una muchacha en una "discoteca" y le dice:
Muchacha que bella se ve usted con dos tragos adentro.
La muchacha se quedó un poco extrañada, y le dice:
¡Pero si yo no estoy tomando!
Y le contesta el señor:
Si, ¡Pero yo sí!


Un borracho entra a la cantina y le dice al cantinero:
Cantinero, deme otra copa.
Y el cantinero responde:
¿Señor, es que no ha bebido usted suficiente?
¡No, deme una copa de suficiente para probar!


En un bar hay un hombre borracho sentado en la barra y llega un hombre vestido elegantemente y le dice al camarero:
Camarero, póngame un whisky por favor.
Cuando el camarero trae el whisky el hombre mira a su alrededor y luego mata una mosca, la mete en la copa y dice:
Camarero, hay una mosca en mi copa, esto qué es, cómo se atreve a ponerme una mosca en la copa.
Y el camarero dice:
Lo siento mucho señor, le pondré otra.
Y así varias veces hasta que el hombre se cansa de beber whisky y miente haciendo que está enfadado, antes de que se vaya le dice el borracho que lo ha estado observando:
Por favor señor, ¿Me presta la mosca?


Un hombre va a un restaurante y le dice al mesero:
¡Mesero, tráigame una botella de cidra el gaitero!
El mesero penoso le dice:
Lo siento señor, pero lo que tengo es champagne la viuda y el hombre le dice asombrado:
¿No me diga que se murió el gaitero?


Resulta que llega un hombre a una cantina, mientras se dirige a la barra todas las personas lo miran asombrados, llega aquel tipo y pide una cerveza y el cantinero le dice:
Usted es bombero, ¿Verdad?
Aquel hombre se sorprende y le pregunta:
¿Y usted como lo supo?
Y le dice el cantinero:
Me dí cuenta por la forma de caminar, la forma de abrir la puerta, la forma que levanta usted la barbilla, las botas, el casco y el extinguidor.


Un camarero le dice a un cliente:
Usted me dirá...
Pues yo creo que 1,80.
avatar
hector
Usuario Activo
Usuario Activo


Medallas
Juego: 0

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.